5 Consejos para sembrar semillas

Semillas

Posiblemente, existen tantas formas de sembrar semillas como tipos de plantas hay. Son muchos los factores que pueden influir en la germinación, aquí revisaremos las principales:

1. Profundidad de sembrado de las semillas: Una regla general fácil de seguir es sembrar las semillas a una profundidad máxima de dos veces su tamaño. Por ejemplo, una semilla de tomate tiene aproximadamente 3 milímetros. Por lo tanto, conviene sembrarlas a medio centímetro de profundidad. Una semilla de poroto puede perfectamente colocarse a dos centímetros bajo el suelo. Semillas muy pequeñas, como las de ciboulette o de albahaca, pueden colocarse directamente sobre la superficie, sin enterrarlas.

2. Necesidad de luz de las semillas: La gran mayoría de las semillas pueden germinar sin problemas en completa obscuridad. No obstante, también hay varios tipos que no germinarán bien a menos que estén expuestas a la luz. Por ejemplo los cactus, las petunias y el coleus. El apio y la lechuga también aceleran su germinación si las semillas se siembran de manera que reciban luz tenue, y no obscuridad total.

3. Edad de la semilla: En caso de duda, se debe evitar sembrar semillas recién salidas de la planta, porque la gran mayoría requiere estar completamente seca para poder germinar. Si aún no han perdido la mayor parte de su humedad natural, pueden presentarse altas tasas de putrefacción o bien simplemente la semilla no será viable. Normalmente, las semillas pueden durar sin problemas dos o tres años si se guardan en condiciones de temperatura moderada y baja humedad. Una excepción conocida son las semillas de sauce, que deben plantarse dentro de los primeros10 días desde que cayeron del árbol. Opuestamente, las semillas de loto pueden germinar luego de miles de años de almacenamiento, como es el caso de algunas encontradas en tumbas egipcias y que ha sido posible hacer crecer.

4. Temperatura: Prácticamente, ninguna semilla germinará a temperaturas del sustrato bajo los 10°C. Sobre esta temperatura y bajo los 17°C, pueden germinar, pero demorarán mucho. Idealmente, la germinación se optimiza entre los 18 y 23 grados. Si desea comenzar almácigos cuando todavía esté muy frío, siempre hágalo en interior. Cultivadores que se ubiquen desde la 8va región al sur, pueden considerar la posibilidad de usar semilleras con calefacción, si desean adelantar el inicio de los cultivos.

5. Un consejo final. Si va a comprar semillas, prefiera aquellas cuyo paquete indique lo siguiente:

  • Fecha de duración de la semilla.
  • Condiciones ideales de temperatura y temporada para su germinación.
  • Densidad/distancia a la que deben sembrarse.
  • Variedad específica de la planta.

Por ejemplo, existen miles de variedades de tomates, cuyas plantas adultas tienen tamaños que van desde 30 centímetros a cinco metros, en forma de arbusto o como enredadera, de hoja grande o minúscula. De lechugas, existen cientos, algunas capaces de soportar altas temperaturas de verano sin florecerse y otras que exigen temperaturas frías. Por lo tanto, no es mucha la información si el paquete sólo dice “semillas de tomate” o “semillas de lechuga”. Prefiera el detalle específico para saber bien cómo será su planta y cómo debe cultivarla.