¿Y qué es la hidroponía? Aprende aquí!

hidroponía

Introducción a la hidroponía

Comenzamos una serie de dos artículos que explican los fundamentos de la hidroponía. En el primero, daremos una definición de la agricultura hidropónica, sus ventajas, desventajas y cómo se comporta el entorno de las raíces en estos cultivos. El segundo artículo estará dedicado a los principales tipos de métodos hidropónicos.

¿Qué es la Hidroponía?

En su sentido más estricto, la Hidroponía es una forma de cultivo en que la raíz crece dentro de una mezcla de agua y fertilizantes, de tal manera que la planta sólo puede alimentarse de los nutrientes presentes en esa mezcla. Esto hace la diferencia con los cultivos tradicionales, en que la planta obtiene su alimentación desde la tierra en que crecen las raíces o desde la tierra más los fertilizantes que se le aplican.

Con el tiempo, la definición de hidroponía se ha extendido para incluir otros métodos, pero conservando el siguiente principio fundamental: La raíz de la planta se alimenta exclusivamente a partir de la mezcla de agua y fertilizante que se le proporciona. Entonces, un cultivo hidropónico es aquel en que:

  • La raíz de la planta crece directamente en una mezcla de agua y fertilizante.
  • O bien, la raíz de la planta crece en un material sin valor nutritivo, pero se riega con una mezcla de agua y fertilizante.

sandiaEl entorno de las raíces en hidroponía

En el artículo que se encuentra en este link hablamos detalladamente de la rizósfera, definiéndola como la parte del sustrato que rodea a las raíces y que forma un pequeño ecosistema. En cultivos tradicionales, es fundamental disponer de una rizósfera saludable, poblada de microorganismos benéficos que transformen la materia del sustrato (tierra) en nutrientes aprovechables por las raíces.

Por lo tanto, el sustrato no solo debe satisfacer las necesidades específicas de la planta, sino también tener las condiciones necesarias para sustentar la rizósfera. Son muchas entonces las responsabilidades que debe cumplir el sustrato.

En hidroponía, la idea es facilitar la alimentación de la planta y para ello se entregan a las raíces nutrientes que ya se encuentran listos para aprovecharse, sin necesidad de microorganismos que los transformen. Es decir, se puede prescindir de la rizósfera (para entender a qué nos referimos con que los nutrientes estén listos para ser aprovechados, puedes revisar el artículo que se encuentra en este link).

Que la rizósfera sea optativa no es una ventaja por sí misma, pero significa que es un factor menos del cual preocuparse al momento de asegurar la nutrición de las plantas. Y, lo más importante, le quita al sustrato la responsabilidad de alimentar a la planta, por lo que puede escogerse alguno que optimice otros aspectos relevantes, como aireación, neutralidad química, retención de agua y reusabilidad. Esto es tan importante que dedicaremos un futuro artículo exclusivamente a los sustratos hidropónicos.

¿Por qué la hidroponía?

Existen ciertas ventajas de la hidroponía sobre los cultivos tradicionales y que justifican su aplicación. Probablemente las más importantes son:

  • Normalmente, la planta debe invertir materia y energía para hacer crecer a las raíces en busca de nuevo sustrato para alimentarse. En hidroponía, dichos nutrientes se le entregan a la planta directamente, así que la energía que se habría gastado en desarrollar raíces se puede redirigir al crecimiento de hojas, flores y frutos.
  • Por la misma razón, las raíces ocupan menos espacio y pueden usarse maceteros o recipientes más pequeños. Esto significa que puedes tener más plantas en una menor superficie que la necesaria con otros métodos. Algo muy valioso para personas como nosotros que disponemos de poco lugar en nuestros hogares urbanos.
  • Como ya se mencionó, un cultivo hidropónico bien llevado proporciona a las raíces las condiciones ideales para que absorban nutrientes, así que el crecimiento es rapidísimo, permitiéndote cosechar en menor tiempo y con mayor frecuencia. Ideal si lo que buscas es tener cultivos que constituyan un aporte real a tus necesidades.
  • Los cultivos hidropónicos requieren normalmente mucha menos agua que los cultivos tradicionales. Por supuesto, esto tiene un valor ambiental, pero se vuelve vital en aquellos casos y lugares donde no es posible obtener suficiente agua para cultivos en tierra.
  • Los cultivos hidropónicos son independientes de la calidad del suelo en que físicamente se apoyan. Por lo tanto, terrenos industriales, urbanos o agotados pueden redestinarse rápidamente a usos agrícolas, sin necesidad de los lentos procesos de recuperación de suelos.
  • Tú alimentas tus plantas, así que sabes perfectamente qué es lo que ellas consumen. No tienes la duda sobre qué fertilizantes, aditivos, calidad de tierra o calidad de agua se utilizaron en los vegetales que comes.
  • La mayor parte del cultivo es automatizable, lo que significa que puedes dedicar más tiempo a disfrutar de tus plantas, podarlas, cosecharlas y contemplarlas. Además, puedes salir de vacaciones sin necesidad de recurrir a algún amigo para que las cuide.

¿Y las desventajas?

Nada tiene exclusivamente ventajas, lo que obviamente aplica a los cultivos hidropónicos. En primer lugar, la inversión inicial es más alta que en los cultivos tradicionales. Se deben considerar cebollaprincipalmente los gastos en la adquisición o construcción de los sistemas en los que crecerán las plantas. No obstante, los sistemas hidropónicos de calidad y bien construidos son de larga duración. O bien, en algunos casos se pueden utilizar ciertos materiales de desecho que abaratan costos, muy importante para pequeños agricultores que desean migrar a la hidroponía.

Segundo, algunos métodos de cultivos hidropónicos son más sensibles a fallas o a errores del cultivador. Por ejemplo, una falla en una bomba de agua puede significar en algunos casos particulares la muerte de la planta. O, si el cultivador utiliza constantemente agua de pH incorrecto, la tierra puede llegar a ser más tolerante frente a este error. Este tipo de desventaja se presenta en mayor o menor grado dependiendo del método hidropónico específico que se utilice, y se tratará caso a caso en el segundo artículo.

 

En el segundo artículo de la serie, describiremos los principales métodos hidropónicos.